“Es necesario abrir los ojos para remediar males que de un momento a otro pueden producir una catástrofe. Si vos pudierais dejar por unos días los palacios i descender a los conventillos de las ciudades, a los ranchos de los inquilinos, a las viviendas de los mineros o a los campamentos de las salitreras, vuestro corazón se enternecería i vuestro rostro se enrojecería”.

Dr. J. Valdés Cange - Sinceridad, Chile íntimo en 1910.

©2020 by Fundación Bienvenido Hermano. Proudly created with Wix.com